No es Takeshi Kitano

No es el fotograma de la  última película de Takeshi Kitano. Ni uno  de esos largometrajes  made in USA.  Es un conductor profesional esperando a sus clientes ante la puerta del Hotel Hilton Barcelona Diagonal. Desde el confortable Mercedes de color negro, observa cómo  Las Kellys se dirigen, en  manifestación, hacía la puerta principal del hotel reclamando mejoras  en sus condiciones laborales.

Los vehículos negros con cristales tintados son una  de  las imágenes más habituales del  Mobile World Congress (MWC) Barcelona. Son los vehículos preferidos por los profesionales del congreso para desplazarse por la ciudad.

Pero con la cita estacional del MWC  reflorece, también,  el debate  sobre el futuro que nos espera:  trabajo digno o precarización laboral.

Basta con leer la edición de ayer de cualquier medio generalista  impreso para darse cuenta de la amenaza en  ciernes sobre la clase trabajadora -los de abajo-.

La contienda de ayer en Villa Olímpica  entre taxistas y conductores profesionales para hacerse con el mercado, o la política de  Aena -coincidente con la reducción de tasas aeroportuarias aprobadas por el Gobierno-  para atomizar el sector de la servicios de restauración en los aeropuertos y así, abaratar salarios y evitar huelgas,  son las señales evidentes de un sistema económico que cada vez se  beneficia más – que extrae, en términos contables,  beneficio líquido- de la precariedad laboral.

Gregorio Martín, desde La Contra de ayer,  nos vaticinaba que “muchos de nosotros moriremos acariciando una máquina”.  Y probablemente pobres y en la Seguridad Social.

Precario: inseguro, escaso, inestable, efímero, apurado, limitado, pobre, insuficiente, frágil……..

Esta entrada fue publicada en Trabajo y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *