Demasiado “hipster” para ser real. Demasiado “denim” para ser algodón.

18022017-_CBB0130

El cantante, productor y compositor de música Pharrell Williams modelo para G-Star

Tomé la fotografía que ilustra esta entrada en el Blog una hora antes de que diera comienzo la manifestación Casa Nostra Casa Vostra – en adelante CnCv -, con la intención de que fuera la primera imagen del reportaje.  Suelo llegar pronto y mis reportajes siguen exclusivamente mis criterios.

La campaña para la acogida de refugiados de CnCv deja sobre la mesa una necesidad, limpia, clara y cristalina:  presionar a la clase política española y catalana para que haga realidad el cumplimiento de los acuerdos establecidos  por la comunidad europea  en materia de acogida de refugiados.

Por otro lado, la publicidad de la empresa holandesa G-Star  anima a un debate sobre los  estereotipos de  la  multiculturalidad disuelta en la sociedad de consumo.

No son lo mismo, pero se relacionan en tiempos distintos.

Durante la manifestación, evalué entre amigos fotógrafos, activistas  y guías de organizaciones relacionadas con las personas sin papeles, cuál era la opinión sobre aquello que estábamos viviendo, habida cuenta del poco interés que siempe había demostrado la ciudadanía en relación al cierre de los centros de internamiento o la lucha del Sindicato de Vendedores Ambulanes de Barcelona.  De las respuestas se deducía  que  el compromiso político  atravesaba una zona de turbulencias en  un espacio de posiciones encontradas y de oportunidades únicas. Y todo ello en un acto de masas muy mediatizado que, en ocasiones, recordaba la cabalgata de los Reyes Magos de Oriente y donde cada plano se hacía en beneficio de TV3.

Ruben Wagensberg y Lara Costafreda son la cara más visible de la campaña CnCv. En realidad, se podría decir que han sido los creadores.  A Ruben, músico y productor musical -Homework (Daft Punk- 1997-, curtido en festivales como el Sonar, Primavera Sound, Canibal Sound, y ahora ejerciendo de profesor de secundaria tras una profunda crisis existencial, la mejor etiqueta que creo que le encaja es la de “dinamizador” cultural y social. Ya cuenta entre sus éxitos más recientes con la campaña de promoción para la Donación de Órganos y Tejidos organizada por el conseller Toni Comín -que, malpensados,  no era para tapar las privatizaciones de sanidad-, y de la que Ruben y sus alumnos fueron los responsables del concierto solidario en la sala Apolo  y del  video promocional de la campaña.

Laura costafresda es una tímida ilustradora de dulce línia clara que trabaja para marcas comerciales como Hermès, Chanel, Dior, Cartier, entre otros. En su web lo explica claramente: My name is Lara Costafreda and I work as a freelance illustrator especially focused on fashion.

Quién nos hubiese dicho al  inicio del conflicto de Siria, que ha provocado  más de cinco millones de desplazados, que la mayor manifestación de apoyo a los refugiados vendría de la mano de profesionales  de la industria  de la música  y la moda, lejos del habitual modelo de ceñudos izquierdistas, intelectuales o activistas radicalmente comprometidos. En la presentación que CnCv hizo en el Teatro Lliure, a finales del 2016, un periodista le preguntó a Ruben si el colectivo habia pensado sobre la manera en que se debería realizar la política de acogida en Catalunya. Fue evidente en la respuesta de Ruben, que se limitó a responder que eso era un asunto de la clase política,  que más allá del concierto y la manifestación, no había habido tiempo, necesidad o ganas de esbozar el más mínimo plan  de acogida, ni  siquiera  se mencionó  el modelo canadiense, ahora tan aclamado. Es quizá esto, lo que diferencia a un activista de un empresario cultural: el activista, generalmente, conoce las necesidades del territorio en el que trabaja, mientras que el empresario cultural tan solo cumple objetivos a corto plazo.

Pero quizá es esta  la nueva generación de la que tanto habla Juan Carlos Monedero, politólogo,  profesor y  ex secretario de Podemos. Una generación formada en el bienestar, la familia y las escuelas privadas. Una generación que asiste al horror de tener que ser muro de contención de millones de personas que escapan de los conflictos, la represión, la discriminación o, simplemente,  del hambre. Y una generación que sabe utilizar los media , y quiere ser élite cultural y empresarial.

Para terminar, creo que no vale la pena, por desgastadas,  colocar algunas de las fotos  del final de la jornada publicadas en la prensa de la recepción que,  el Presidente  Puigdemont, acompañado de Meritxell Serret, Dolors Bassa, Neus Munté, Raúl Romeva, Toni Comín y Meritxell Borras, concedieron a Ruben Wagensberg y Lara Costafreda que abogaron por la redacción de un acuerdo de gobierno  contra el racismo y la xenofobia.

Y tampoco es necesario colocar la foto de la fachada del Palau de la Generalitat, donde, desde hace unos días cuelga la pancarta de CnCv confrontada a la que cuelga del balcón del Ayuntamiento.

Pero lo que sí vale la pena  recordar es  lo que dijo el Papa Francisco al recibir, en Roma, a los representantes del Sindicato de Vendedores Ambulantes.

“Seguid luchando “

 

Esta entrada fue publicada en Refugiados y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *