Ni al dictat ni mal pagat. La selva laboral del periodismo

Demos por  fidedigna la siguiente información: más de 17 millones de personas eligen cada día en España la prensa para informarse. La fuente es EGM, la etiqueta, #elpapeldelaprensa. Tiene la forma de campaña publicitaria de concienciación social  insertada  en el Periódico de Catalunya del 7 de Mayo – por cierto, ahora mismo, los trabajadores del Periódico de Catalunya están en huelga a las puertas del periódico, y lo estarán del 15 al 19-.

Si uno se detiene a leer la publicidad, descubre que es un alegato de la “prensa escrita” en papel contra las RRSS (redes sociales). O sea, un campaña publicitaria pagada por los medios escritos – también circula en digital-, para recuperar lectores en papel poniendo en cuestión la calidad y el rigor de los medios digitales. El corta y pega y dale enter.

Claro que no todo el periodismo digital es así. Tenemos en nuestras latitudes ejemplos como la Directa o Ctxt, que son un modelo evidente de rigor periodístico, calidad y ganas de cambiar el modelo. La directa, por ejemplo, además de medio de información es una cooperativa de socios consumidores.

Pero presentar el “intrusismo” -tanto el ciudadano, como el de nuevos medios digitales- es uno de los mejores recursos para echar la culpa al otro de los males que tiene uno mismo. Y en esto, comparten estrategia e  intereses, tanto el sector empresarial y económico de la prensa escrita como el obligado e impenitente  Col.legi de Periodistes de Catalunya.

Hacer creer a los que hemos abandonado la costumbre diaria de leer en papel que estamos siendo  abducidos por las RRSS y el ciudadanismo informativo, que ahora  sí leemos sin criterio, es volver a lo de siempre: el clientelismo. Me temo que para recuperar los lectores de papel hará falta más que una campaña de publicidad.

Y de aquellos polvos vienen estos lodos.

En un proyecto compartido entre las entidades organizadoras  y una comisión de vecinos para la recuperación de la Casa de la Premsa,  sede  de los periodistas durante la Exposición Universal de 1929, se celebró en Barcelona el pasado 6 de Mayo la jornada de debate Per un Periodisme ni al dictat ni mal pagat.

La jornada comenzó con una visita al singular edificio a cargo de Josep Fabra, de la comisión de vecinos. La rehabilitación actual, aún  en proceso, no ha borrado del todo las señales de abandono y degradación del edificio que ha permanecido cerrado  a merced de palomas  y filtraciones de aguas pluviales -motivos principales de su fuerte afectación  interior, sin tener en cuenta el desisterés, indiferencia, abulia, apatía, dejadez, desgana, hastío, de las administraciones públicas-.  Fue utilizado por última vez, allá por la liquidación de la Barcelona Olimpica,  como  almacén de decomisos  de la Guardia Urbana. Hace algunos años se habló de un proyecto del artista Miralda, que al parecer no cuajó. El edificio fue construido por Pere Domènech i Roura, hijo de Lluís Domènech i Montaner  y es un monumento, vaya.

De  lo que allí se dijo, mejor leerlo en palabras de Quico Ráfols que ha escrito un detallado  resumen en http://www.sindicatperiodistes.cat/content/del-6-de-maig-lassemblea-oberta-de-la-professió.

Sirva la última foto de ilustración  del sentimiento con el que se inició la jornada.

 

Vista del exterior de la Casa de la Premsa en la Av. Rius i Taulet, 5 de Barcelona.

Josep Fabra, de la Comissió per la recuperació de la Casa de la Premsa, explica a los asistentes a la visita la biografía del edificio.

Vista del interior

Vista de la visita en la planta primera

Vista del la parte más alta del edificio con un singular lucernario.

Vista de las salas interiores en estado de rehabilitación

En primer plano Josep Fabra desgranando detalles y anécdotas del singular edificio.

Vista de la parte superior con el escudo de Barcelona con la fecha 1929

Detalle de la visita

Jordi Goñí, de la Comissió per la recuperació de la Casa de la Premsa, señala a los asistentes la importancia del primer encuentro para la recuperación del uso del edificio.

Mesa de ponentes. (Por la izquierda) Marta Corcoy, Asociación de Dones Periodistes de Catalunya (ADPC), Joan María Morros, Col.legi de Periodistes de Catalunya, Enric Borràs, Grup de Periodistes Ramon Barnils (GPRB), Joan Bernà, SomAtents, y Ramon Espuy, Sindicat de Periodistes de Catalunya (SPC.

Participantes y mesa de ponentes moderada por la periodista Mont Carvajal.

(Por la Izq.) Enric Borras, Grup de Periodistes Ramon Barnils (GPRB), Joan Berna, SomAtents, y Ramon Espull, Sindicat de Periodistes de Catalunya (SPC)

Quico Ràfols, periodista y miembro de la junta ejecutiva del Sindicat de Periodistas de Catalunya (SPC), durante una de sus intervenciones.

No faltó el sentido del humor. Vista del único WC, precario pero plenamente funcional.

 

 

Esta entrada fue publicada en Periodismo y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *